Facebooktwitterlinkedin

Parece que fue hace mucho cuando hablamos de aumentar la capacidad de nuestro teléfono a través de una tarjeta de almacenamiento externa (o «memoria» como todos las recordamos), ahora el mundo guarda o respalda sus archivos en la nube de Google Drive, una alternativa rápida, ágil, fácil de usar y, sobre todo, accesible para cualquiera con conexión a Internet. Pero, pese a ser una excelente opción, aún tiene debilidades en la seguridad de sus datos, por ello, desde la compañía líder de detección de amenazas ESET, comparten algunas medidas que se pueden tomar para aumentar la seguridad en Google Drive. 

Protege tus datos elevando la seguridad de Google Drive con 5 claves

Somos inocentes al creer que solo «la contraseña secreta» es suficiente para respaldar la seguridad de todo lo que cargamos en la nube, de hecho, las contraseñas como  12345, 123456 y 12356789 fueron las tres claves de seguridad más usadas en 2019, según el portal We Live Security

Así que reconozcámoslo, estamos rodeados de malos hábitos que no solo incluye elegir contraseñas muy fáciles de romper, sino de utilizarlas en múltiples servicios web. Con estas acciones no solo estamos bajando nuestra seguridad al último nivel, sino que estamos dando oportunidad a que ciberdelincuentes las exploten en un ataque de relleno de credenciales

Aquí es donde se empieza a notar la relevancia del doble factor de autenticación, una forma de agregar una capa adicional de seguridad a una cuenta en Internet, entre ellas el servicio de almacenamiento en la nube de Google Drive. Pero ¿cómo se hace? 

1. Asegura tu cuenta con doble factor de autenticación

Para hacer esto hay tres maneras: factor de conocimiento (Contraseña o código PIN),factor de posesión (clave física o un token de seguridad) y factor de existencia (huella digital o la retina). ESET recomienda utilizar dos factores para iniciar sesión en nuestras cuentas. 

2. Cuidate de las aplicaciones de terceros

Estamos acostumbrados a utilizar aplicaciones que facilitan otras tareas en nuestros tlf o computadoras, como extensiones, plugins, y otros; pero nunca pensamos en que estos complementos también deben estar sometidos a aspectos de seguridad. 

Para hacer esto, debemos obligarnos a leer las reseñas y calificaciones que otros usuarios hacen sobre estas aplicaciones, además de leer las políticas de seguridad, los términos de servicio y la  política de eliminación del proveedor de las mismas, algo que el 90% de las veces omitimos. 

3. Acostumbrate a cifras los datos

Es verdad, el servicio de almacenamiento en la nube cuenta con protocolos de seguridad que, para los que estamos alejados de esas áreas, somos incapaces de imaginar; sin embargo, en todo hay errores humanos y la posible acción de ciberdelincuentes. Por eso, podemos optar por cifrar cualquier archivo antes de subirlo a la nube, esto hará que si una persona logra acceder ilegalmente al disco o si el contenido es distribuido en Internet, los datos resultan inútiles sin la clave de descifrado. 

Recuerda que si vas a optar por soluciones de cifrado, asegúrate de elegir por lo menos una que ofrezca cifrado AES (Advanced Encryption Standard).

4. Establece permisos 

Detente a analizar qué tipo de permiso se le concede a las personas con las que compartimos nuestros archivos. Un usuario con permiso de lector, puede ver los archivos dentro de la carpeta, pero uno con permiso de editor puede ver, organizar, agregar y editar tus archivos.  Envía un enlace definiendo el rol que se asignará, recuerda que un enlace puede enviarse a otras personas, así que elige muy bien esa opción. 

Los permisos se pueden editar incluso después de crear la carpeta, lo que significa que es posible dejar de compartir nuestros archivos o carpetas eliminando a las personas de la lista. También puedes restringir los archivos que se comparten e incluso prohibir que las personas descarguen, copien o impriman. 

5. Investiga quién puede ver tus archivos, de todos modos

Recuerda pensar muy bien con quién se comparten tus archivos y que tipos de archivos son. Gran parte de la seguridad de nuestros datos también depende de la precaución que tomemos, si enviamos un archivo confidencial, debemos estar totalmente seguros que el receptor no se lo enviará a otros. 

Si estás compartiendo muchos archivos con varias personas, evalúa los tipos y la cantidad de tipo que serán compartidos, al culminar este periodo, restringe o elimina el acceso según el caso.

Otras estrategias para aumentar la seguridad de nuestros archivos

Aunque sí son bastante útiles, las 5 claves que nos comparte ESET no son las únicas que considerar, existen otras igual de potentes que nos harán descansar más tranquilos, estas son:

Llave de seguridad titán de Google

Se trata de una llave semejante a pequeños dispositivos hardware, similares a un pendrive, que se conectan por puertos USB o Bluetooth. Estos sirven para autenticar los inicios de sesión que se realizan junto a la habitual contraseña, es decir, es otra alternativa segura de acceder a los servicios de Google. 

Eliminar datos de actividad

Si te preguntas cómo realizar este paso, no te preocupes más, desde hace algunos meses Google se encarga de eliminar automáticamente los datos de actividad del usuario cada 18 meses. Si bien es cierto, podemos acceder a nuestro historial y eliminar nuestro registro de búsquedas, pero ahora la opción se muestra más flexible y podemos adaptarla como opción predeterminada, así Google lo hará por nosotros cada tanto.

Imagen Freepik

Escribir comentario