Copiar enlace

Chile se ha posicionado como el país de la región que lidera en torno a los pagos por medios digitales, y así lo han confirmado diversos estudios realizados durante el año en curso (2024). Por ejemplo, uno encabezado por Minsait Payments y divulgado por Americas Market Intelligence, asegura que el 57 % de sus ciudadanos tiene predilección por este tipo de transacciones; mientras un porcentaje menor pero igual de importante (de 45 %) coincide en eliminar, incluso, el uso de efectivo.

Los pagos por medios digitales más destacados dentro del mercado de Chile

La misma investigación asegura que existen dos tipos de pagos por medios digitales que dominan las preferencias tanto de los comerciantes como de los consumidores chilenos. Estos son:

  • Los pagos con códigos QR

Esta tendencia cobra cada vez mayor interés por parte de los comercios, pequeños locales y vendedores independientes del país y la región por dos razones: su facilidad de adopción y porque les permite aceptar pagos y transferencias en tiempo real, sin la necesidad de usar una terminal POS.

Vale destacar que también se han ganado la aceptación de los usuarios, por su facilidad de uso y seguridad extra, ya que cuentan con protocolos de encriptación y autenticación de dos pasos.

  • Pagos sin contacto o contactless

La tecnología “contactless” permite llevar a cabo transacciones sin necesidad de contacto directo entre el dispositivo de pago y el terminal del comercio en cuestión. En su lugar, utiliza la comunicación por radiofrecuencia (RFID, por su siglas en inglés) o tecnología de comunicación de campo cercano (NFC).

De esa manera, el consumidor solo debe acercar su dispositivo a una distancia corta del terminal y se realizará el pago de forma inmediata; sin tener que deslizar o insertar, por ejemplo, la tarjeta de crédito o débito.

Su adopción en Chile y otros países de la región creció considerablemente con la pandemia de coronavirus, puesto que la prioridad de las personas era reducir el contacto físico para evitar contagiarse. A día de hoy, se conserva como una opción segura, conveniente y rápida.

Al cierre del año pasado (2023), estos tipos de pagos lograron alcanzar al menos el 110 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Lo que se le ha atribuido a dos elementos, principalmente:

  • Tener un mercado altamente conectado, con una notable penetración de internet y otras tecnologías.
  • Contar con una infraestructura bancaria que supera el promedio de la región.

“Esta evolución refleja, además de una gran diversificación, un aumento en el volumen de transacciones en el país, favoreciendo la dinamización de la economía”han ampliado los expertos al respecto.

Desafíos que quedan por enfrentar

La seguridad de las transacciones se ha posicionado como el principal desafío a enfrentar en dicho contexto de cara al futuro, para reducir el riesgo de exposición de información sensible. Por lo que los especialistas sugieren la incorporación del peso al sistema CLS y la implementación del estándar ISO 20022, particularmente en el caso de los pagos transfronterizos.

Imagen: Freepik

Escribir comentario

¡Mantente al día!