Copiar enlace

Chile sigue siendo uno de los países más avanzados en torno a la adopción de la tecnología 5G en América Latina, y así lo ha dejado en evidencia un estudio realizado por por la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel). El mismo ha detallado que, para el cierre del año pasado, se llegaron a 3.8 millones de conexiones de dicho tipo; lo que representa un crecimiento de 88.5 % en comparación con el 2022.

Subtel registra un aumento de más del 88% en conexiones satelitales

Las conexiones satelitales residenciales también registraron un incremento importante y sostenido de 88.4 % entre diciembre de 2022 y diciembre de 2023. Y la cifra es mayor (de 163 %) si evalúa el asunto desde el comienzo del período presidencial de Gabriel Boric.

Las conexiones a internet fijo, por su parte, aumentaron un 1,4 % tras alcanzar las 4.5 millones.

“Con la aprobación del proyecto de internet como servicio público, que habilita el subsidio a la demanda y dónde las empresas deben entregar servicio en toda el área de concesión, esperamos que aumenten la cantidad de usuarios conectados a redes fijas, puesto que nuestro desafío como Estado es que las brechas digitales se acerquen cada vez más a su mínima expresión”, amplió al respecto Claudio Araya, subsecretario de Telecomunicaciones.

La importancia de la red 5G en Chile y la región

El término 5G alude a la quinta generación de redes móviles. Supone, entonces, una mayor velocidad de navegación y muchas otras aplicaciones debido a su elevada capacidad de transmisión de datos y baja latencia (servicio que con las redes anteriores no existiría).

“Esta tecnología hace más competitiva a las empresas. 5G conecta celulares, dispositivos, autos, robots, electrodomésticos, máquinas y mucho más; además de impulsar más el comercio electrónico, la medicina a distancia y la inteligencia artificial (IA)”, explicó en su momento Daniel Hajj, director general de América Móvil.

Desafíos que quedan por superar

Estos son algunos de los desafíos que deben superarse para seguir con el despliegue de la infraestructura de telecomunicaciones de última milla no solamente en Chile, sino en América Latina.

  • Seguridad

Se debe tomar en consideración que el riesgo de brechas de seguridad se incrementa a medida que las redes tienen más puntos de entrada. En ese mismo orden de ideas, mientras más datos críticos (o personales) circulen por las redes, se podrían generar más incentivos para que los ciberdelincuentes hackeen el sistema en cuestión.

  • Escasez de cable de fibra óptica

La pandemia de coronavirus provocó un aumento de la demanda de servicios de internet y datos, por lo que el precio de los cables de fibra óptica (que resulta clave para el 5G) se ha duplicado en algunos países del mundo. Esto, evidentemente, podría limitar el avance de determinados gobiernos en el cumplimiento de sus objetivos de conectividad.

  • Legislación sobre gobernanza de internet

Chile sigue estando por detrás de muchos otros países que conforman a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en cuanto a legislación sobre gobernanza de internet, la cual busca garantizar dos elementos: seguridad y calidad del servicio.

Imagen: Dall-e

Escribir comentario

¡Mantente al día!