Facebooktwitterlinkedin

Este 1 de enero comenzó la implementación de la boleta electrónica obligatoria decretada en el marco de la Ley de Modernización Tributaria. Se trata de un procedimiento inherente al protocolo de reactivación económica posterior a la contingencia que busca digitalizar al máximo los procesos administrativos en los negocios y empresas de Chile, en todo lo relacionado con su rendición de impuestos.

De acuerdo con el cronograma estipulado, el primer día del año comenzó el proceso para contribuyentes que en la actualidad ya emiten factura electrónica, y el próximo 1 de marzo inicia una segunda fase para quienes aún no emiten documentos tributarios electrónicos.

La boleta electrónica será usada tanto para comercios físicos como digitales y será comprobante de pago válido tanto para entregar a los clientes como para rendir al fisco, a pesar de que no estará impreso en papel.

Los datos clave de la boleta electrónica obligatoria

La boleta electrónica obligatoria tendrá la misma función y los mismos efectos de la boleta de siempre, solo que ya no se imprimirá sino que socializará a través de medios digitales; tanto para los clientes como para la autoridad tributaria. Los primeros podrán recibirla a través de apps de mensajería instantánea o correo electrónico; la segunda a través de diversos métodos electrónicos ya previstos en la normativa.

Originalmente su fecha de implementación era a mediados del año pasado, pero debido a la situación sobrevenida con la pandemia de covid-19 se pospuso para 2021. Esto de acuerdo con la Ley N° 21.256 que establece medidas tributarias especiales en el marco del estado de emergencia.

«El uso de la boleta electrónica facilitará el cumplimiento tributario de los contribuyentes y les permitirá ahorrar tiempo al dejar de asistir a las oficinas del SII a timbrar sus boletas, como también ahorrar en papel y almacenaje físico de los documentos, dado que puede hacer entrega de la boleta por medios electrónicos a sus clientes. Además, accederá a una propuesta de F29 completa, puesto que la información de sus ventas será recibida de forma electrónica e incorporada a su Registro de Ventas«. Así lo indica una nota de prensa difundida por el Servicio de Impuestos Internos.

También ayudará a ahorrar espacio, papel y recursos dado que ya no será necesario imprimir ni almacenar talonarios; agilizará las devoluciones dado que las boletas estarán siempre disponibles y simplificará el registro tributario.

¿Cómo se usa?

Para emitir la boleta electrónica obligatoria es necesario inscribirse en el SII para hacer uso de su app gratuita. La otra opción es contratar los servicios de un software independiente de desarrollo propio o de mercado autorizado por el organismo.

En cuanto a la primera posibilidad, se debe entrar a su página web y verificar la factibilidad de inscripción. Los motivos por los cuales un negocio no tendrá factibilidad para usar la app gratuita son: tener término de giro, o bien, no poseer actividades de primer categoría. En el caso de tener factibilidad, la página muestra el paso a paso para quedar inscrito.

Sobre los softwares independientes, la empresa prestadora es la encargada de realizar una certificación para el uso de las boletas electrónicas.

Una vez activado el proceso, cada boleta electrónica debe ser enviada al SII de manera inmediata, teniendo como plazo máximo una hora. Esto lo hace de forma automática el software elegido para hacer la gestión.

De igual manera, cada jornada se debe enviar el Resumen de Ventas Diarias (Ex Reporte de Consumos de Folios). Quien no cumpla con la exigencia corre el riesgo de ser multado con 2 UTM mensuales como mínimo, hasta un máximo de 40 UTM anuales.

Imagen: Freepik