Facebooktwitterlinkedin

Una nueva controversia se abre en Twitter ya que, después de 4 años, la red social confirmó que se permitirán publicar nuevamente los anuncios políticos pagos, algo que estaba prohibido desde 2019 por el fundador y entonces CEO de la empresa, Jack Dorsey.

El anuncio oficial se realizó a través de la cuenta Twitter Safety, en la que se justificó la decisión explicando que “creemos que la publicidad basada en causas puede facilitar la conversación pública sobre temas importantes. Hoy estamos relajando nuestra política de anuncios para los anuncios basados en causas en los Estados Unidos. También planeamos expandir la publicidad política que permitimos en las próximas semanas”.

Más adelante, en el mismo tweet se afirma que Twitter alineará su política publicitaria sobre los anuncios políticos a las regulaciones de la televisión y otros medios de comunicación, que en Estados Unidos incluye disposiciones para que todos los candidatos tengan acceso a ellos y los precios que se cobran. Igualmente, la empresa manifiesta que garantizará la revisión y aprobación del contenido para que todos los usuarios en Twitter estén protegidos.

Un cambio que coincide con el ahogo financiero de Twitter

Desde que Elon Musk tomó las riendas de la red social, se ha tenido que enfrentar a duros problemas financieros, principalmente porque muchos anunciantes decidieron retirar sus anuncios publicitarios, por el miedo de que la plataforma se convierta en un espacio para el odio.

Si se toma en cuenta que el próximo año serán las elecciones presidenciales en Estados Unidos y que los partidos políticos invierten gran cantidad de dinero en sus campañas electorales, estos nuevos anuncios políticos pagos pueden representar una gran fuente de ingresos para la compañía.

De hecho, muchos expertos apuntan a que una de las claves de la victoria presidencial de Donald Trump en el 2016 fueron los anuncios políticos pagos en Twitter, donde el político realizó grandes inyecciones de dinero y donde tenía una fuerte participación hasta que su cuenta fue suspendida por incitación al odio.

El ex CEO de Twitter alertaba sobre el riesgo de la propaganda política

En su momento, Dorsey manifestó que “si bien la publicidad en Internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales, ese poder conlleva riesgos significativos para la política, donde puede usarse para influir en los votos para afectar las vidas de millones”.

Según el ex CEO de la red social, los anuncios políticos en línea -beneficiados por la optimización del aprendizaje automático y la micro orientación- tienen mucha influencia en los votantes y deben ser revisados exhaustivamente para evitar que difundan afirmaciones falsas o que se amplifiquen noticias engañosas. Ante este riesgo, Dorsey tomó la drástica decisión de prohibir totalmente las promociones políticas pagas.

Habrá que esperar y ver cuáles serán las consecuencias sociales, políticas y económicas de esta nueva decisión.

Imagen: Depositphotos

 

Escribir comentario