Copiar enlace

El Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones ha rechazado las denuncias emitidas por Uber y Cabify ante la Contraloría en contra de la Ley N° 21.553, la cual pretende regular a las aplicaciones móviles de transporte de pasajeros en Chile. Un comunicado divulgado a la prensa por el organismo ha argumentado que los líderes detrás de dichas marcas solo buscan mantener el “estatus quo” y la ausencia de regulación a favor de sus propios beneficios.

Lo que exponían las demandas de Uber y Cabify

El pasado 12 de enero del presente año (2024), Uber denunciaba que la normativa no podía entrar en vigencia por tener vicios de legalidad e inconstitucionalidad. Aunado a esto, lanzó una campaña llamada “deja moverme” con la que recaudó más de 206.000 firmas en busca de su modificación.

Entre sus peticiones destacaba la de permitir que los automóviles con motores más pequeños y con 12 años de antigüedad pudieran seguir siendo parte de las apps de movilidad.

Siguiendo su ejemplo, 13 días más tarde, se manifestó Cabify en contra de la misma; advirtiendo que perjudica tanto a pasajeros como a conductores.

La defensa del Ministerio de Transportes

Ante la arremetida de ambas compañías, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones recordó que éstas irrumpieron en Chile hace años, prestando servicios de transporte de pasajeros sin sujeción a regulación alguna e infringiendo la legislación de forma directa.

Lo anterior “motivó un intenso debate que culminó con la dictación de la Ley Nº 21.553 que regula a las aplicaciones de transporte remunerado de pasajeros y los servicios que a través de ellas se prestan, disponiendo los requisitos de las empresas, conductores y vehículos; condiciones de operación; suspensión de inscripciones, entre otras”, amplió íntegramente el documento en cuestión.

Implicaciones de la ley

  • Denominación de los trabajadores

Como punto de partida, estas plataformas digitales deberán denominar al trabajador en cuestión como “dependiente” o “independiente”, de acuerdo concurran o no los requisitos establecidos en el artículo 7° del Código del Trabajo.

  • Derecho a un tiempo de desconexión

Estas empresas también se verán obligadas a resguardar el cumplimiento de un tiempo de desconexión mínimo para cada uno de sus trabajadores de 12 horas ininterrumpidas dentro de un período de 24 horas. Con esto, estarán respetando las normas relativas al descanso semanal también dispuestas en el Código del Trabajo.

  • Contratos regulados

También tendrán que ofrecerles a sus empleados un contrato regulado, que incluya el pago de todas las cotizaciones de salud y previsionales correspondientes.

  • Remuneraciones

En torno a este tema, se establece una especie fórmula que tiene como propósito remunerar tanto los tiempos de espera como cualquier otro tiempo de trabajo no efectivo a los que puedan estar sujetos los empelados dependientes. El monto podría fijarse por unidad de tiempo: diario, semanal, quincenal, mensual o por servicio prestado. Vale destacar que no podrá ser inferior al ingreso mínimo mensual de los chilenos.

Algunos de los trabajadores sujetos a estas apps han manifestado su disconformidad: prefieren la flexibilidad que se les ofrece por encima de cualquier otro beneficio, como el tiempo de desconexión, los contratos regulados, las remuneraciones, etc.

Escribir comentario

¡Mantente al día!