Facebooktwitterlinkedin

Actualmente los diferentes productos de Google se encuentran inmersos en nuestro día a día, desde los correos electrónicos hasta los pagos digitales con su billetera móvil, Google Pay. A pesar de esto, su motor de búsqueda se sigue manteniendo como el producto de mayor relevancia y que representa a la compañía. Para mantener su posición y cumplir con los estándares de calidad, Google mejora constantemente su buscador, ya sea con grandes actualizaciones o pequeños ajustes.

Para evaluar la funcionalidad de estos cambios, la empresa propiedad de Alphabet se vale de sus search quality raters, o calificadores de calidad de búsqueda. Un grupo de 10.000 trabajadores a nivel mundial que se encargan de evaluar la calidad de las búsquedas, por medio de una serie de directrices. Directrices sobre las cuales, de la mano con su última actualización, Google ha decidido ahondar en su funcionamiento.

¿Qué son las Search Quality Rater Guidelines?

Las directrices de calificación de la calidad de búsqueda, son un conjunto de guías que ayudan a los raters a determinar la eficiencia de las búsquedas de Google. Es decir, son los lineamientos que permiten a los raters evaluar que las búsquedas ofrezcan resultados relevantes y provenientes de fuentes confiables y seguras.

«La calidad de la información está en el corazón de la búsqueda, y nuestros sistemas trabajan fundamentalmente para mostrar información de alta calidad. Las directrices de los calificadores ayudan a éstos a determinar si una mejora planificada cumple ese objetivo al proporcionar una definición clara y uniforme que todos los calificadores utilizan para evaluar los resultados que ven».

Cómo expone Danny Sullivan, en la publicación de Google, estos lineamientos garantizan la aparición de contenidos de alta calidad en las búsquedas. Siendo estos determinados como contenidos de alta calidad con base en tres características: Experiencia, Autoridad y Fiabilidad, EAT por sus siglas en inglés. Un criterio que a su vez permite separar los contenidos de baja calidad en las búsquedas, sin embargo, es importante aclarar que las evaluaciones realizadas por los raters no influyen en el posicionamiento de las páginas web. Pero, si permiten evaluar el buen funcionamiento del sistema de búsqueda y brinda feedback a partir del cual mejorar el algoritmo de Google.

Esta guía está conformada, a razón de su última actualización, por 172 páginas se encuentra disponible al público para su lectura. Ofreciendo de esta forma, un mayor grado de transparencia en los procesos de búsqueda de la plataforma.

¿Cada cuánto se actualiza esta guía y qué novedades ha traído?

De acuerdo a lo expresado en el blog de Google, la actualización de la guía no mantiene un calendario determinado. Al igual que las actualizaciones sobre la búsqueda, se realizan cada cierto tiempo para asegurar su buen funcionamiento e incorporar mejoras. Por ejemplo, en 2017 se realizó una actualización para ofrecer ejemplos más detallados de páginas web de baja calidad que incluían información engañosa, resultados ofensivos inesperados, bulos u otros contenidos. Sirviendo así para atacar problemas identificados en la búsqueda y servir como una guía más certera a los raters.

Dicho esto, la actualización más reciente se ha dado durante este mes de octubre, siguiendo una realizada en octubre 2020 y otra en diciembre 2019. Esta nueva actualización se ha centrado en aclarar qué tipo de contenido puede determinarse como de «baja calidad». Así mismo, también incorpora una modernizada guía para la investigación de la reputación de los sitios web.

De forma más específica, uno de los aspectos destacados de la actualización es la ampliación en la definición de la subcategoría de «Grupos de personas» en las webs YMYL. Las páginas Your Money Your Life, su dinero – su vida, son aquellas que Google determina manejan contenido sensible y cuyos servicios pueden influir en la vida de los usuarios. Con la actualización, esta sección se define de la siguiente manera:

«Información o reclamaciones relacionadas con grupos de personas, incluyendo, pero sin limitarse a, aquellos agrupados por motivos de edad, casta, discapacidad, etnia, identidad y expresión de género, estatus migratorio, nacionalidad, raza, religión, sexo/género, orientación sexual, condición de veterano, víctimas de un evento violento importante y sus familiares, o cualquier otra característica que esté asociada a la discriminación o marginación sistémica.«

 

Escribir comentario