Facebooktwitterlinkedin

La ley ProConsumidor está en vigencia en el país desde el pasado 24 de marzo y trae consigo algunos desafíos y retos para las empresas, especialmente en lo que se refiere a garantía legal, que pasó de tres a seis meses.

Modificaciones de la Ley ProConsumidor

A principios de este 2022 se promulgó la Ley ProConsumidor, que tiene como objetivo principal darle nuevos derechos a los usuarios a la vez que se les protege de las dificultades que se le pueden presentar al comprar sus productos por páginas web o redes sociales.

Uno de los puntos que modificó la ley y que ya ha entrado en vigor fue el aumento del plazo de las garantías en los artículos comprados, pasando de tres a seis meses, confiriendo mayor tiempo para que los consumidores exijan la calidad de los productos.

El presidente de ODECU, Stefan Larenas Riobó ha indicado que “los consumidores deben saber que a partir del 24 de marzo, tenemos la posibilidad de devolver, exigir cambio o el dinero de regreso no solo por tres meses, sino que seis meses como garantía de los productos. Es imperioso que las empresas informen a los consumidores las nuevas disposiciones legales”.

Otros cambios realizados

Dentro del marco de la Ley ProConsumidor se ha modificado el articulo 15 Bis de la Ley de Protección de los Derechos del Consumidor, la cual busca no solo reforzar la protección de los consumidores en diferentes materias, sino que le otorga facultades de fiscalización al Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) sobre los datos personales que se originen por las transacciones de consumo, impactando directamente en cómo las marcas utilizan esta información de usuarios y clientes para sus estrategias de marketing.

En conjunto con esta modificación y sumando el proyecto que cambia la Ley 19.628 de Protección de la Vida Privada, que se encuentra en segundo trámite legislativo, puede existir la posibilidad de que en Chile haya un nuevo estatuto de protección de datos personales.

El proyecto de la ley 19.628 quiere establecer algunos principios que puedan regir el uso de datos dando mayores derechos al titular de la información a la vez que impone el consentimiento previo del usuario con el tratamiento que se darán a sus datos, el llamado Permission Marketing.

Y es que según una encuesta hecha a 500 consumidores chilenos durante el 2021, por la compañía Deloitte, 2 de 3 encuestados manifestaron que las marcas debería solicitar un permiso expreso a los usuarios en cuento a el uso que le darán a sus datos personales. Es verdad que los consumidores valoran los anuncios relevantes, pero también hay una preocupación sobre el uso de sus datos, sus preferencias de compras y sus hábitos de navegación que se hacen a través de las cookies.

Acciones del Sernac

En torno a todas estas legislaciones ya se observa el trabajo que está ejerciendo el Sernac, tanto en la difusión de la información como en la fiscalización de la ley con el tratamiento de datos personales. 

Las pautas otorgadas por el Sernac han sido claras y concisas. Cualquier uso o tratamiento de los datos de los usuarios por parte de las empresas debe estar respaldado con un consentimiento previo, que sea válido (específico según el fin), sea informado (la razón por la que se recopilan estos datos y la comunicación pública) y expreso (permiso que sea dado por escrito) por el titular de los datos, pudiendo éste quitar la autorización usando el mismo medio que uso para el permiso.

Por otro lado, las empresas deben mantener actualizados los datos recolectados, deben permitir que puedan ser cambiados por los titulares y que puedan ser eliminados cuando ya se hayan vencido o ya no exista el fundamento legal para usarlos. Igualmente, no deben solicitar más información que la necesaria, deben usarla solo para lo que fue solicitada e informar si los datos serán usados por terceros.

Imagen Pexels

Escribir comentario