Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El escenario para las apps de transporte está complicándose y es que la Ley Uber aprobada por el senado chileno el 09 de julio, pasó de ser una amenaza latente a una realidad y la regulación para las apps de transportes próximamente estará vigente, posiblemente para finales de este año o a inicios del 2020.

Después de su aprobación por la legislativa, el proyecto de ley pasó a manos de las comisiones especializadas que están estudiando todos los puntos más importantes que debe abordar esta controvertida ley, muy esperada por los conductores taxistas.

Ley Uber una necesidad de la región

Desde la aparición de las plataformas de movilidad, el sector de los conductores taxistas ha exigido una regulación para este medio con el fin de evitar ser desplazados por los socios conductores de Uber, Cabify, Beat y DIdi que, según su opinión, son ilegales.

En este sentido se han organizado en reiteradas ocasiones para manifestar su descontento con las compañías proveedoras del servicios de y sus conductores y exigirle a las autoridades una normativa que regule sus funciones como lo hacen con el de ellos para evitar ser desplazados por estos sistemas modernos.

Por esta razón, una ley urgía para dar fin al largo conflicto que hay entre los dos sectores y así poder convivir en armonía dentro del mercado chileno.

Datos más destacados

Lo más destacado de la Ley Uber es que le exigirá a los choferes de todas estas aplicaciones tener una licencia de conductor profesional, establecer una relación laboral entre los conductores y las empresas en general y lo más importante es que le prohibirá la licencia a conductores con antecedentes por delitos sexuales en diferentes sentidos.

Una mirada a fondo a la Ley Uber

La Ley Uber tiene como propósito regularizar el mercado de las plataformas digitales de transporte, por medio de un conjunto de normativas que ponga en igualdad de condiciones a los taxistas con los conductores de las apps.

Por lo tanto, la legislación contempla una gran lista de normativas de acuerdo a lo señalado por CNN Chile,  que pasan por la constitución fiscal de las empresas operadoras del servicio  en Chile, contar con giro de transporte remunerado, iniciar actividades ante el Servicio de Impuestos Internos (SII), tener seguros de responsabilidad civil y de vida para choferes y usuarios, y proveer un sistema de denuncias y reclamos.

En el lado de las autoridades lo primero que preocupa es la seguridad del pasajero, pero a su vez, a los usuarios les preocupan las alzas en los costos que puede representar la entrada en vigencia de la Ley Uber.

¿Será posible que con la Ley Uber se pueda derrumbar el imperio que han creado las apps de los servicios de transporte compartidos?

Estamos viviendo una era de innovación y transformación digital, en la que ya existe un cambio en los hábitos de consumo de los chilenos y aunque la nueva ley representa una fuerte amenaza para las compañías de autos compartidos, la solución siempre estará en buscar adaptarse a los escenarios.

Lo que si es cierto es que la tecnología llegó para quedarse en Chile y en el resto del mundo y aunque hayan muchas nuevas medidas, esperamos ver con ansías la forma en la que las compañías se adaptarán al cambio para sobrevivir.

Imagen: Flickr