Facebooktwitterlinkedin

Hace año y medio que la polémica Ley Uber fue aprobada por el senado, y aún se encuentra a la espera de superar las siguientes instancias legislativas. La normativa, que busca dar marco legal a las aplicaciones de movilidad tales como Uber, Beat, Didi y Cabify, ha levantado comentarios a favor y en contra tanto de las empresas que manejan las apps como de los gremios de taxistas.

El 9 de julio de 2019 el Senado dio luz verde a este instrumento legal con 39 votos a favor, 3 abstenciones y apenas un voto en contra. Actualmente se encuentra en discusión en la comisión de Hacienda, para posteriormente -en caso de ser aprobada- pasar a debate en la sala de la Cámara Alta.

Se trata de una peregrinación legislativa que ya suma casi un lustro; y mientras tanto propuestas de adiciones y sustracciones van y vienen desde todos los sectores involucrados. 2021 se espera que sea el año que otorgue el veredicto definitivo a este tema.

Una mirada a la Ley Uber

Lo más destacado de la Ley Uber es que le exigirá a los choferes de todas estas aplicaciones tener una licencia de conductor profesional, establecer una relación laboral entre los conductores y las empresas en general y lo más importante es que le prohibirá la licencia a conductores con antecedentes por delitos sexuales en diferentes sentidos.

La Ley Uber tiene como propósito regularizar el mercado de las plataformas digitales de transporte, por medio de un conjunto de normativas que ponga en igualdad de condiciones a los taxistas con los conductores de las apps.

Por lo tanto, la legislación contempla una gran lista de normativas de acuerdo a lo señalado por CNN Chile, que pasan por la constitución fiscal de las empresas operadoras del servicio en Chile, contar con giro de transporte remunerado, iniciar actividades ante el Servicio de Impuestos Internos (SII), tener seguros de responsabilidad civil y de vida para choferes y usuarios, y proveer un sistema de denuncias y reclamos.

En el lado de las autoridades lo primero que preocupa es la seguridad del pasajero, pero a su vez, a los usuarios les preocupan las alzas en los costos que puede representar la entrada en vigencia de la Ley Uber, ya que probablemente se reduzca el número de conductores, así que la demanda superará a la oferta.

2021 es clave

Entrevistado el pasado 12 enero por el medio Soy Valparaíso, Patrick Jobson, gerente general de DiDi Chile, valoró al año que comienza como vital para que se camine en dirección a la promulgación del instrumento legislativo. Señaló que la legislación afectará a gran parte de los conductores de la aplicación, pues -por ejemplo- limita la cantidad de choferes y la antigüedad de los vehículos.

“Se debe crear una regulación que promueva una economía en donde la mayor cantidad de gente pueda utilizar estas soluciones a precios económicos, porque sabemos que hay muchos estudiantes y amas de casas que los usan para lograr sus metas. Creemos que 2021 será clave para esta regulación, es algo que se debe adaptar pero lo vemos con buenos ojos”, dijo.

Mientras tanto, en pandemia

Con la Ley Uber en suspenso, por ahora los taxistas tanto tradicionales como de aplicaciones han seguido trabajando a sus respectivas maneras habitales, con las restricciones impuestas ahora por una coyuntura distinta: la pandemia de covid-19.

La situación sanitaria ha puesto en jaque al negocio del transporte por razones obvias. En ese escenario, las aplicaciones de movilidad han tomado medidas para adaptarse tanto a las normativas respectivas a la sanitización, como a las dificultades de movilidad.

Es así como por ejemplo Beat, el pasado mes de diciembre, bajó su comisión al 1% para ayudar en el retroceso a Fase 2 en Santiago. La empresa tomó otras medidas como la instalación de paneles separadores acrílicos para algunos de sus vehículos, la entrega de insumos de desinfección y talleres de formación para sus conductores.

Cabify implementó también medidas de adaptación a las nuevas normas sanitarias en sus vehículos asociados, y en septiembre activó Taxi Propina, un nuevo servicio en la app para aumentar el ingreso y la disponibilidad de sus conductores.

Igualmente Uber y Didi tomaron medidas sanitarias para dar más seguridad a sus pasajeros y conductores.

Imagen Pixabay