Copiar enlace

Toda persona que se encuentra en el mundo de los negocios debe entender cómo se perciben los productos en el mercado para poder crear estrategias que lo ayuden a alcanzar el éxito. Para ello existen diversas herramientas o técnicas, como el mapa de posicionamiento de productos.

Se trata de una representación visual que ilustra la posición de un producto en relación con otros competidores en el mercado y que sirve como una brújula estratégica para las empresas, al identificar oportunidades de diferenciación, fortalezas y áreas de mejora.

Al considerar variables clave, como atributos del producto, segmento de mercado, imagen de marca y ciclo de vida empresarial, el mapa facilita la toma de decisiones informadas. Así, las empresas pueden ajustar sus estrategias para maximizar su atractivo y destacar en la mente de los consumidores, adaptándose a los cambios del mercado y logrando una ventaja competitiva sostenida en el tiempo.

Estructura básica de un mapa de posicionamiento

Un mapa de posicionamiento se estructura en dos ejes (uno vertical y otro horizontal) que se intersectan. En los extremos de estos ejes, defines los valores extremos para los parámetros que quieres analizar:

Características clave

Es crucial seleccionar atributos del producto que sean significativos para tu público objetivo, ya que estos atributos diferenciarán tu producto de otros en el mercado. Por ejemplo, en una marca de alimentos veganos, podrías enfocarte en atributos como el precio y la variedad para comparar con otras marcas. Conocer la posición de tus competidores es esencial para el posicionamiento efectivo de tu marca.

Determinación de valores

Debes definir si cada característica de tu producto es superior o inferior en comparación con tus competidores. La creación de múltiples mapas de posicionamiento usando diferentes conjuntos de atributos te proporcionará una visión más amplia del mercado y tu posición en él.

Tipos de mapas de posicionamiento

Existen varios tipos de mapas de posicionamiento, cada uno diseñado para abordar diferentes aspectos del mercado y la percepción del consumidor. Entre los más importantes, destacamos:

  1. Mapa de productos: Se centra en la posición relativa de los productos en función de atributos específicos como calidad, precio o características únicas.
  2. Mapa de marca: Muestra cómo las marcas son percibidas en relación con sus competidores. Las dimensiones pueden incluir la calidad percibida, confianza, innovación y otros atributos de la marca.
  3. Mapa competitivo: Se enfoca en la posición de la empresa en comparación con los competidores en términos de estrategias de mercado, fortalezas y debilidades.
  4. Mapa de segmento de mercado: Examina cómo los productos o marcas son percibidos dentro de un segmento de mercado específico, considerando las necesidades y preferencias de ese grupo demográfico.
  5. Mapa de precio y valor: Evalúa la percepción de los consumidores sobre la relación entre el precio de un producto y el valor que ofrece, ayudando a posicionar productos en el espectro de precio.
  6. Mapa geográfico: Relaciona la posición de productos o marcas en función de la ubicación geográfica, considerando las preferencias regionales y culturales.
  7. Mapa temporal: Examina cómo la percepción de un producto cambia a lo largo del tiempo, especialmente en términos de ciclo de vida del producto.

Por ejemplo, en el siguiente mapa de marca podemos ver una comparativa de Xiaomi con su competencia, teniendo en cuenta los parámetros durabilidad y estilo/diseño:

Ejemplo de mapa de posicionamiento de Xiaomi. Fuente: Hubspot.

En este otro ejemplo de mapa competitivo, podemos ver un mapa de posicionamiento de estrategias de marketing tomando las variables costo y rentabilidad:

Ejemplo de mapa de posicionamiento de estrategias de marketing. Fuente: Hubspot.

Es fundamental reconocer la naturaleza dinámica y única de cada caso. La asignación de variables para los mapas no siguen un modelo concreto; depende de factores específicos, como las características distintivas del producto, el segmento de mercado al que se dirige y el momento particular en el ciclo de vida de la empresa.

La flexibilidad en la selección de variables permite una representación más precisa y adaptada a la realidad de cada situación, garantizando que el mapa capture de manera efectiva la posición relativa del producto en el mercado y proporcione una base estratégica sólida para la toma de decisiones.

5 pasos para crear un mapa de posicionamiento

Teniendo en cuenta estos 5 pasos, podrás no solo visualizar la posición de tu marca en el mercado, sino también tomar decisiones informadas para optimizar tu estrategia y destacar frente a la competencia. Recuerda que la personalización del mapa según las características específicas de tu sector es esencial para obtener resultados relevantes.

1. Análisis de ventajas competitivas

Identifica las principales ventajas competitivas de tu producto o servicio. Pregúntate por qué los consumidores eligen tu producto y qué necesidades o deseos satisface. Este análisis detallado te proporcionará insights valiosos.

2. Investigación del mercado

Examina a fondo tu mercado y repite el análisis de ventajas competitivas, pero esta vez enfocado en otras marcas. Identifica quiénes lideran el mercado, las estrategias de precio y calidad de tus competidores, y cualquier factor que los destaque.

3.  Diseño del mapa

Traza el mapa en papel o en un ordenador. Utiliza dos ejes que se crucen con una línea vertical (eje X) y otra horizontal (eje Y). Elige cuidadosamente los atributos que ocuparán cada eje. Para un mapa de posicionamiento genérico, se recomienda seleccionar variables como calidad y precio.

4. Ubicación de marcas en el mapa

Coloca tu marca y las marcas competidoras en cada uno de los cuadrantes del mapa. Busca identificar un espacio vacío dentro del mercado donde tu marca pueda destacar. Es importante entender cómo otras empresas ofrecen servicios similares y encontrar oportunidades de diferenciación.

5. Análisis y ajustes estratégicos

Analiza el mapa resultante y evalúa la posición de tu marca. Busca áreas de oportunidad, identifica fortalezas y debilidades, y considera ajustes estratégicos para mejorar tu posición. La flexibilidad y la adaptabilidad son clave, ya que las dinámicas del mercado pueden cambiar con el tiempo.

Foto: Freepik.

 

Escribir comentario

¡Mantente al día!