Copiar enlace

El próximo gran paso tecnológico en el campo de la IA es el desarrollo de la inteligencia artificial general. Una carrera en la que ya se encuentran inmersos gigantes como OpenAI, Amazon, Google o Microsoft, y a la que se ha sumado un nuevo competidor: Meta. «Hemos llegado a la conclusión de que, para crear los productos que queremos, necesitamos crear inteligencia general», aseguró Mark Zuckerberg en una entrevista realizada para el medio The Verge.

La inteligencia artificial general se refiere a una forma de IA que puede entender, aprender y aplicar su inteligencia en una amplia gama de tareas, replicando la capacidad humana incluso superándola. A diferencia de la IA específica o de propósito limitado, que está diseñada y entrenada para una tarea particular (por ejemplo, DALL-E, cuya única función es generar imágenes), una IA general podría realizar cualquier tarea intelectual que una persona pueda hacer.

Pero, lo que más destaca Zuckerberg de esta tecnología es «su amplitud, que es que la inteligencia tiene todas estas capacidades diferentes en las que hay que poder razonar y tener intuición».

Cuáles son los planes de Meta para la IA general

Este nuevo enfoque en la IA general ha estado influenciado por el último modelo de lenguaje grande (LLM) lanzado por Meta, el Llama2. A pesar de ser conscientes de que la capacidad de generación de código no sería algo relevante para los usuarios de sus plataformas, decidieron desarrollar esta función igualmente en pos de lograr una IA más inteligente.

«Una hipótesis era que la codificación no es tan importante porque no es como si mucha gente fuera a hacer preguntas sobre codificación en WhatsApp. Resulta que la codificación es estructuralmente muy importante para que los LLM puedan comprender el rigor y la estructura jerárquica del conocimiento y, en general, tener un sentido más intuitivo de la lógica».

A fin de lograr que sus avances en esta materia lleguen de forma más directa a sus usuarios, Meta ha decidido trasladar su equipo de investigación de IA a la misma área del equipo que crea sus productos de IA generativa.

Dificultades y recursos

No es de extrañar que la compañía haya querido apostar por el desarrollo de la IA general, una tecnología que, si bien supondría un salto abismal, se plantea como algo propio de un futuro lejano debido a sus dificultades técnicas. De hecho, Zuckerberg tampoco se ve capaz de poner fecha a la consecución de este hito.

Por otra parte, precisamente esta complejidad ha propiciado que los perfiles expertos en IA sean cada vez más demandados por las grandes empresas, que buscan reclutar ese talento. «Estamos acostumbrados a que haya guerras de talentos bastante intensas. Pero aquí hay dinámicas diferentes, con varias empresas que buscan el mismo perfil, y muchos capitalistas de riesgo y gente invirtiendo dinero en diferentes proyectos, lo que facilita que las personas inicien diferentes cosas externamente», afirmó Zuckerberg en la entrevista.

En cuanto a sus recursos materiales, Meta espera contar para finales de año con más de 340.000 GPUs H100 de Nvidia, una potente aceleradora gráfica con 800.000 millones de transistores, que servirán para impulsar su proyecto. Zuckerberg se muestra optimista: «Hemos desarrollado la capacidad para hacer esto a una escala que puede ser mayor que la de cualquier otra empresa individual».

La importancia del modelo abierto

La posibilidad de que una tecnología tan potente como la IA general llegue a existir también plantea riesgos, tanto éticos como sociales. Y que el control de esta estuviese concentrado bajo una única empresa no dibuja un panorama muy halagüeño. Para tranquilizar sobre este punto, Zuckerberg aseguró que Meta apuesta por el código abierto.

«Tiendo a pensar que uno de los mayores desafíos aquí será que si construyes algo que es realmente valioso, terminará volviéndose muy concentrado. Mientras que, si se hace más abierto, se aborda una gran clase de problemas que podrían surgir del acceso desigual a las oportunidades y al valor. Esa es una gran parte de toda la visión del código abierto».

A lo que, en una clara alusión a OpenAI (aunque sin nombrarlo directamente), añade: «todas estas empresas que solían ser abiertas, solían publicar todo su trabajo y solían hablar sobre cómo iban a abrir todo su trabajo en código abierto. Creo que se ve la dinámica de la gente que simplemente se da cuenta: “Oye, esto va a ser algo realmente valioso, no lo compartamos”.

Las empresas más grandes que comenzaron con las mayores ventajas son también, en muchos casos, las que más insisten en decir que es necesario establecer todas estas barreras sobre cómo todos los demás construyen IA. Estoy seguro de que algunos de ellos están legítimamente preocupados por la seguridad, pero es increíble cuánto se alinea con la estrategia».

Meta sigue trabajando en el metaverso

Por último, Zuckerberg ha querido dejar claro que su empresa no ha abandonado sus planes para el metaverso. «No sé cómo afirmar de manera más inequívoca que continuaremos enfocándonos en Reality Labs y el metaverso».

De hecho, se están invirtiendo más de 15.000 millones de dólares al año en este proyecto, y se espera que el avance de la IA sirva para impulsarlo.

Foto: Depositphotos

 

Escribir comentario

¡Mantente al día!