Facebooktwitterlinkedin

La gran oferta de Google en altavoces inteligentes aterriza en Chile. Se trata de Nest Mini, la segunda generación de estos dispositivos desde su incorporación al portafolio Google Home en 2017, esta vez, se refuerza con un chip de aprendizaje automático para un tiempo de respuesta mucho más rápido, y envía un claro mensaje hacia cómo el marketing deberá evolucionar apuntando a las búsquedas y navegación por voz. Ahora, conozcamos más de lo que trae Nest Mini a Chile.

Oportunidad para el marketing y mejor experiencia de usuario: las claves de la llegada de Nest Mini a Chile

Nest Mini, y el Asistente de Google integrado, llegó a las principales tiendas retail de Chile -Ripley, Falabella, Paris, Líder, Hites- respaldándose en atributos que ha venido reclamando el mercado desde su debut, como fabricación sustentable, rediseño de su altavoz, -dos veces más grave que el Mini de la primera generación- luces LED en los costados para guiar al usuario hacia sus botones de volumen, conexión con altavoces externos vía Bluetooth y más. Todo focalizado en el costumer experience.

El atributo que más destaca de esta oferta es su viraje a lo sostenible. Como decíamos, su construcción está hecha con materiales sustentables: tela elaborada con botellas de plástico 100 % recicladas y carcasa externa fabricada con 35 % de plástico reciclado. Lo que se traduce a una botella de plástico de medio litro generando suficiente tela para cubrir dos Nest Mini de 10 cm de diámetro. Además, chip de aprendizaje automático con un TeraOPS de potencia de procesamiento, que afina su tiempo de respuesta aprendiendo los comandos más comunes.

¿Y qué hay de la publicidad?

Aunque no hay una respuesta directa de la compañía, el experto SEO Gennaro Coufano compartió en un tweet con las pruebas de que Google ya estaba experimentando con publicidad en sus asistentes de voz. Mientras realizaba una búsqueda en su smartphone Android, el usuario se encontró con el anuncio de un programa de Executive MBA en Italia. Igual, aseguró que los resultados orgánicos de su búsqueda se encontraban por debajo de esta primera pantalla y “la respuesta en el asistente de voz básicamente enfocaba el resultado al anuncio”.

Por otro lado, su competidor Alexa de Amazon, descarta la idea de interrumpir la experiencia de usuario con publicidad. Aunque, de hecho probó, sin buenos resultados, la idea de introducir espacios promocionales entre seis a 15 segundos al comienzo y final de las conversaciones de los usuarios con Alexa. Superado el trago amargo, Amazon decidió enfocarse en las verdaderas peticiones de los consumidores, plateando cambiar la voz de Alexa por una más inclusiva.

Altavoces inteligentes: otra prueba para el marketing

Con el auge de estos dispositivos en América Latina y Europa (donde sus compras ascienden al millón), las marcas deberán aprovechar las búsquedas por voz para no perder terreno. Y, para ello, solo existen dos opciones: crear contenido específico para los altavoces inteligentes o trabajar en el posicionamiento para las búsquedas a través de ellos.

Crear contenido de marca, por ahora, solo es posible a través de las «Actions» de Google y los «Skill» de Alexa. Ambos permiten que las empresas desarrollen aplicaciones que amplíen las funcionalidades de sus altavoces. Y si que ayuda, la primera marca en atreverse fue Uber al ofrecer la opción de reservar viajes a través de estos dispositivos, y después, un grupo de compañías pasó a imitarlas.

Por lo tanto, los negocios pueden utilizar esta ventana y desarrollar contenidos que se ajusten a estos altavoces: facilitar información, facilitar la compra o reserva de sus productos/servicios, permitir que los clientes accedan a ellos por búsqueda de voz, dejarles gestionar sus cuentas a través de ellos.

Imagen Freepik

Escribir comentario