Facebooktwitterlinkedin

Día 31 de confinamiento. Rocamora al teclado. Queridos amigos, queridas familias, hoy voy a hablar de que ya estás tardando en montar tu tienda de eCommerce, especialmente si te dedicas al comercio minorista y aún no la tienes. Pero antes, un aviso de servicio público. Se ha acabado la levadura. QUE NO CUNDA EL PÁNICO, se puede hacer pan si comprar levadura.

Dado que todos nos hemos puesto a hacer pan por encima de nuestras posibilidades, la levadura se ha convertido en el nuevo papel higiénico. Así que en casa nos hemos adentrado en el maravilloso mundo de la masa madre, de la mano de Ibán Yarza,  que sabe mucho de estas cosas y lo explica todo muy sencillito. Así que no hace falta que te armes con un kalashnikov para ir al supermercado y pelees por el último sobre de levadura seca. Pero, ay, la masa madre lleva su tiempo. Días.

Aún nos queda levadura, por lo que podemos seguir horneando pan. Aquí una muestra de pan de molde hecho en casa:

pan de molde coronavirus

Los grumos son semillas, que en casa fuimos early adopters del pan casero y os llevamos 3 años de ventaja….

Así que ya sabes, joven padawan de la panadería, si tienes dudas sobre el pan hecho en casa me preguntas, que un servidor es el Maestro Yoda del pan, pero más alto y levemente más guapo. De hecho, creo que de no darme el sol empiezo a coger un tono verdoso. O es por la falta de sol o por lavarme las manos 17000 veces al día. Cosas de hipocondríacos.

Vale, me dejo de divagaciones y me meto, nunca mejor dicho, en harina.

¿Por qué montar ahora una tienda de eCommerce?

Pues muy sencillo. Porque nos espera una época dura de crisis económica y porque las medidas de distanciamiento social van a durar meses, muchos. Los suficientes para que los consumidores que no acostumbraban a comprar online cambien su patrón de consumo y empiecen a hacerlo. 

El mundo post-coronavirus: ¿cambiará nuestra forma de comprar y vender?

La frase recurrente es la «nueva normalidad». Si me dieran un euro cada vez que alguien pronuncia o escribe «nueva normalidad», en una semana le compraba Microsoft a Bill Gates. Nos machacan con esto para que se nos meta en la cabeza: las cosas no van a volver a ser como antes, incluso cuando haya una vacuna o un tratamiento para el COVID-19. Veamos por qué:

1.La distancia social

El comercio minorista, grande o pequeño, va a tener que adaptarse a nuevas normas muy restrictivas en cuanto al aforo y la distancia de seguridad de las personas que vayan a comprar. Lo que ya vivimos en los supermercados, hacer cola para entrar, pasará en el resto de comercios cuando se les permita abrir. Tendremos que acostumbrarnos a hacer cola para todo. ¿Y qué canal permite comprar sin hacer colas?

Bingo. El eCommerce.

2.La desconfianza social

Después de una experiencia traumática como el confinamiento, algo que ninguno de nosotros hemos vivido nunca, habrá una etapa de duelo y de estrés postraumático.

La Naturaleza nos ha dado una bofetada y nos ha recordado quién manda aquí, algo que probablemente nos costará olvidar (sinceramente, espero que no lo olvidemos). El miedo es emoción pura y no atiende a criterios racionales. Nuestra sensación de invulnerabilidad se ha roto.

Esto se traducirá, en mi opinión, en un cambio de costumbres y hábitos de consumo. Tenderemos a evitar las aglomeraciones durante bastante tiempo. Y uno de los principales focos de aglomeraciones de gente son los centros comerciales, que si ya languidecían pueden recibir una enorme estocada con esta crisis, que pondrá en riesgo la supervivencia de muchos de ellos.

3.La crisis económica

Todos vamos a tener menos dinero disponible en nuestro bolsillo. Todos los organismos internacionales ya están alertando: la crisis económica será la más dura desde la Segunda Guerra Mundial, será global y no habrá un «rebote en V». Para el pequeño comercio, el desafío es reinventarse o morir.

El eCommerce permite a un comercio ya existente multiplicar sus oportunidades de venta, aunque la competencia en precios va a ser dura y los márgenes muy ajustadosEn términos económicos hablamos de la tormenta perfecta: una contracción brutal de la demanda acompañada de una caída en la oferta por la interrupción de muchas cadenas de suministro.

4.La vuelta a lo local

No sé si la globalización ha muerto o no. Creo que es pronto para hacer semejante afirmación. Lo que sí es cierto es que de golpe y sin anestesia hemos sido conscientes de la cara negativa de la dependencia absoluta de la producción en otros países. Se trata de una cuestión tanto geopolítica como psicológica: en momentos de emergencia no queremos depender de complicadas cadenas de suministro internacional.

Gigantes del eCommerce como Amazon están alargando considerablemente los plazos de entrega de muchos productos, sobre todo los que no se producen cerca de sus plataformas logísticas. Quien tenga la posibilidad de vender producto de proximidad, especialmente en nichos de mercado como la alimentación, puede tener una oportunidad de crecer, algo que ya  estamos viendo con muchos productores locales que piden desesperadamente mano de obra porque no pueden atender el volumen de pedidos que les llegan del mercado internacional.

Esto hace que montar tu tienda de eCommerce sea aún más importante en los tiempos en los que estamos y en los que vendrán.

El eCommerce puede ser el salvavidas de tu comercio

No sabemos si habrá más oleadas de coronavirus, si habrá tratamientos o vacunas y cuándo estarán disponibles. Según los científicos, va para largo. Bastante meses en el escenario más optimista. Por tanto, no sabemos si habrá confinamientos intermitentes. Tampoco los gobiernos ni los expertos lo saben. Estamos navegando en aguas desconocidas, con niebla espesa y sin GPS. Cuando la niebla se disipe, podemos encontrarnos a la deriva sin viento en las velas o con una fuerte marejada. Ahora mismo nadie lo sabe.

Ante ese panorama, el eCommerce puede ser la tabla de salvación que permita que tu comercio siga funcionando, incluso si tus clientes son de tu entorno más inmediato,  tanto si hay nuevos confinamientos como si, como es de esperar, se imponen restricciones de aforo en los comercios durante meses. Tendrás que valorar muy bien el equilibro entre coste y beneficio, pero el eCommerce te permite gestionar un volumen alto de pedidos con un coste reducido y, por tanto, ajustar tus márgenes para ser competitivo. 

Aprovecha la oportunidad. El confinamiento nos ha vuelto más digitales si cabe. Fíjate en los supermercados: antes eran la cenicienta del eCommerce (al menos en España) y ahora no dan abasto para servir todos los pedidos online. Este tren no va a pasar dos veces. ¿Te subes?. En Marketing4ECommerce dispones de cientos de artículos, guías y recursos que te ayudarán a montar tu tienda de eCommerce y a promocionarla de la mejor manera posible.

Imagen: Depositphotos

Escribir comentario