Facebooktwitterlinkedin

La lengua juega un papel crucial a la hora de frenar la discriminación hacia personas de determinados grupos sociales. La sociedad actual ya exige una forma de hablar que represente de forma equilibrada a todo el mundo. Por eso, cuidar el lenguaje que ofrecemos en medios sociales puede contribuir a la eficacia de la comunicación digital con las personas con las que estamos interactuando. Hoy hablamos de por qué es tan importante el lenguaje inclusivo en las redes sociales.

¿Qué es el lenguaje inclusivo?

Aunque se suele asociar al lenguaje no sexista, se puede considerar lenguaje inclusivo a toda aquella comunicación que evite usar palabras o expresiones que puedan excluir a las personas. Esta exclusión puede ser involuntaria, pero suele tener un impacto negativo en la gente.

También se le puede denominar lenguaje no discriminatorio. En concreto, el lenguaje inclusivo no contiene palabras o frases que reflejan puntos de vista estereotipados, discriminatorios o con prejuicios hacia personas o grupos particulares. Recordemos que el lenguaje excluyente significa suponer una variedad de cosas sobre las personas en función de alguna de sus características personales, ya sea apariencia, personalidad, género, orientación sexual, origen étnico, raza, edad estado socioeconómico o edad.

Por qué es tan importante el lenguaje inclusivo en las redes sociales

Está bastante claro. Para que la comunicación sea efectiva tiene que dirigirse a todo el público al que va destinado. En este sentido, un lenguaje inclusivo en redes sociales reconoce – de forma implícita y explícita- diversidad y respeto hacia todas las personas. Al mismo tiempo que apoya las diferencias y las oportunidades equitativas. Una forma de comunicación inclusiva permite a los individuos en su totalidad sentirse reflejados en lo que se está diciendo.

Muchas personas pueden sentirse ofendidas o dolidas por un lenguaje excluyente. Es más, la discriminación o los estereotipos positivos – por ejemplo, dando a entender que un género o raza en particular son superiores en un área en particular-, son igualmente perjudiciales. Simplifica demasiado las características individuales e ignora la diversidad dentro de los grupos y la sociedad en general.

Las marcas y el lenguaje no discriminatorio en redes sociales

El lenguaje es un sistema de comunicación fluido donde los significados y connotaciones de las palabras pueden cambiar si se desea. De hecho, en una estrategia de redes sociales es quizás más importante aplicar medidas para que el lenguaje sea inclusivo que utilizar frases concretas para llegar a más gente, por ejemplo.

Es muy importante, por lo tanto, que las marcas cuiden bien la forma en la que se dirigen a su audiencia, tanto si hablamos del lenguaje como del tono utilizados. Un buen uso del lenguaje inclusivo en las redes sociales transmiten buena imagen y dan a entender que esa marca tiene un fuerte compromiso social y que se preocupa por las personas. Sobra decir que eso es algo que los usuarios/consumidores valoran de forma muy positiva.

8 prácticas muy útiles para implantar el lenguaje inclusivo en tus redes sociales

Cómo (y por qué) mejorar la accesibilidad en eCommerce

Entre las prácticas que te recomendamos para que tus perfiles sociales sean más inclusivos no puede faltar:

1. Usar expresiones o pronombres neutrales en términos de género 

Para que los mensajes en redes sociales lleguen a un mayor número de audiencia posible, es recomendable evitar formas con matiz de género. En su lugar, utilizar pronombres neutros o expresiones como “el personal”, “visitantes”, “la ciudadanía”, “el alumnado” “la plantilla”, “la humanidad”, etcétera.

Como ya se ha comentado, el lenguaje es una herramienta poderosa que da forma de manera sutil a la percepción del mundo que nos rodea. El uso de una política de neutralidad de género– es decir que no se refiere a ninguno de los sexos, sino a a las personas en general- puede ser una forma efectiva de garantizar que nadie se sienta excluido. Si no tienes la seguridad de que una palabra cumpla las normas de lenguaje inclusivo, puedes consultar el Léxico sensible al género promovido por ONU Mujeres, donde se incluyen alrededor de 650 términos de libre consulta en español, inglés y francés.

2. Utiliza los emojis amarillos predeterminados cuando te dirijas a una audiencia diversa

Utiliza emojis amarillos cuando hables a un público diverso para transmitir que no te estás dirigiendo solamente a un grupo étnico. O en su defecto, utiliza varios colores de emojis si intentas representar a una audiencia amplia.

3. Evita los emojis de género siempre que sea posible

En su lugar, es mejor usar otras variaciones de caras sonrientes o emojis de objetos.

4. No asumas nunca el genero o la identidad online de los usuarios

Es mejor no asumir el género de los usuarios en la comunicación online. Dirígete a las personas por sus nombres o nicks de usuario al responder a sus comentarios o mensajes. Esto es muy importante, sobre todo, para las interacciones que impliquen atención al cliente.

5. Tampoco asumas que hay siempre un padre y una madre

En muchos casos, en lugar de asumir que existe siempre la figura de los padres biológicos, puedes utilizar otras fórmulas para referirte a las figuras parentales como tutor/a, tutor legal, cuidador/a, etcétera.

6. Ten en cuenta a los usuarios cuyo primer idioma no es el español

Si tienes público internacional, conviene aclarar expresiones idiomáticas tipo “está lloviendo a cántaros”, “me importa un pepino” ,“ponerse de mala leche” o “dar la vuelta a la tortilla” para personas cuya primera lengua no sea el español y no las puedan entender.

7. Comparte otras perspectivas 

Procura que el contenido que compartes en redes sociales sea creado por variedad de personas y perspectivas. Estudios señalan que las empresas que cuentan con una buena diversidad, ya sea de género, étnica, orientación sexual… suelen experimentar un mejor rendimiento.

8. Incluye descripciones en fotos y subtítulos para vídeos

También es conveniente usar las mayúsculas en hashtags para los lectores de pantalla.

9. Establecer reglas de comportamiento a los usuarios

Si se gestiona un grupo de Facebook o alguna otra plataforma donde se incluya contenido generado por el usuario, es recomendable incluir pautas de uso para las publicaciones. Puede ser tan detallado como se desee, pero lo importante es que se usa para informar a los miembros sobre qué tipo de contenido no será tolerado (por ejemplo contenido sexista, racista o homófobo).

10. Elimina los comentarios ofensivos

Si una de tus publicaciones recibe un comentario ofensivo o que incite al odio hacia un determinado grupo o personas, lo mejor es eliminarlo para que la gente sepa que desde esa cuenta no se tolera ese tipo de comportamientos. Aunque se tengan las mejores intenciones en participar en ese tipo de comentarios para rebatir puede considerarse como una forma de validar al comentaristas y atraer otros comentarios similares.

Imagen: Depositphotos

Escribir comentario