Facebooktwitterlinkedin

Aunque la primera mención data de 2015, es a partir de 2018 cuando en el mundo del SEO comienza a hablarse de forma generalizada del EAT, un concepto citado por la propia Google en sus “search rater guidelines”, las pautas que utiliza el equipo “humano” del buscador para ayudar a evaluar el rendimiento de sus diversos sistemas de clasificación de búsqueda.  Ahora, cuatro años después, Google ha decidido actualizar esas pautas, en un documento muy interesante en el que destaca la incorporación de un nuevo concepto: el EEAT.

Antes del EEAT… ¿qué era el EAT en SEO?

Tal y como explica la propia Google, “sus sistemas automatizados están diseñados para tener en cuenta muchos factores distintos a la hora de posicionar el contenido de calidad. Tras identificar el contenido relevante, nuestros sistemas intentan dar prioridad a los contenidos que resultan más útiles. Para ello, identifican un conjunto de factores que puede ayudar a determinar qué contenido demuestra conocimiento (expertise), autoridad (authoritativeness)  y fiabilidad (Trustworthiness). Estos tres conceptos dieron lugar a las siglas EAT.

Aunque no se trata de un factor que influya en el posicionamiento en sí mismo, Google siempre ha reconocido que sus sistemas “le dan más importancia al contenido que está estrechamente relacionado con E-A-T en temas que podrían afectar significativamente a la salud, a la estabilidad financiera o la seguridad de las personas, o bien al bienestar de la sociedad”. Nos referimos a estos temas con el acrónimo YMYL, del inglés “Your Money or Your Life”; es decir, temas relacionados con el dinero o la vida.

Tal y como te explicamos en su momento, los sitios YMYL son los sitios web que contienen:

  • Información médica.
  • Información legal.
  • Información financiera.
  • Información de seguridad.
  • Información de compras.
  • Información que influye en su vida actual o futura.

Cuando los evaluadores de calidad evalúan los sitios de YMYL, siguen un conjunto estricto de estándares para valorarlos. Por lo tanto, estos deben satisfacer tanto a los algoritmos de búsqueda de Google como a los evaluadores de calidad de la página. Esta barrera se puede romper elaborando el mejor contenido. Si es preciso, confiable y relevante, la calidad de la página será en consecuencia mucho mayor. Entre el conjunto de estándares que los evaluadores verifican, se encontraba el acrónimo EAT.

Vale, entonces… ¿qué cambia con el EEAT?

En su nueva edición del 15 de diciembre de 2022 las search rater guidelines de Google incorporan un nuevo concepto: el EEAT. Es decir, suman un nuevo miembro a esa familia de tres conceptos a tener en cuenta a la hora de evaluar la calidad de un contenido: “experience”, por su nombre en inglés.

Pero mejor, dejemos que sea la propia Google quien nos lo explique:

“E-A-T gana una E de Experiencia: ¿El contenido también demuestra que se produjo con algún grado de experiencia, como el uso real de un producto, haber visitado un lugar o comunicar lo que experimentó una persona? Hay algunas situaciones en las que realmente lo que más valoras es el contenido producido por alguien que tiene experiencia de vida de primera mano sobre el tema en cuestión.

Por ejemplo, si está buscando información sobre cómo completar correctamente las declaraciones de impuestos, probablemente sea una situación en la que desees ver contenido producido por un experto en el campo de la contabilidad. Pero si está buscando revisiones de un software de preparación de impuestos, es posible que esté buscando un tipo diferente de información, tal vez sea una discusión en un foro de personas que tienen experiencia con diferentes servicios”.

La nueva “E” de Experience en el EEAT considera hasta qué punto el creador de contenido tiene la experiencia necesaria de primera mano para hablar de un tema en concreto. “Muchos tipos de páginas son confiables y logran bien su propósito cuando son creadas por personas con un riqueza de experiencia personal. Por ejemplo, ¿en qué confiaría: una revisión de producto de alguien que tiene usó personalmente el producto o una “revisión” de alguien que no lo ha hecho?”, aclara Google.

Qué significan las otras letras de EEAT en SEO

Expertise

Como decíamos, la E de Expertise valora hasta qué punto el creador de contenido tiene el conocimiento o la habilidad necesarios para hablar sobre el tema. En otras palabras, hasta qué punto el creador es un experto en un tema en concreto. En el ejemplo que pone la propia Google, ¿cuál te daría más confianza: consejos de instalaciones eléctricas de un electricista experto o de un aficionado que no tiene conocimiento de cableado eléctrico?

Por supuesto, Google es consciente de la confusión que puede generar la diferenciación entre expertise y experience, y se esfuerza por aclararlo, como puedes ver en esta tabla:

Authoritativeness

Este parámetro tiene en cuenta hasta qué punto el creador de contenido o el sitio web son conocidos como una fuente de referencia para el tema: ese sitio web o creador de contenido a menudo se encuentra entre las fuentes más confiables para un tema concreto. Como explica Google, la página oficial del gobierno para obtener un pasaporte es la fuente única, oficial y autorizada para conseguir o renovar el pasaporte.

¿Cuándo se considera que un nivel de autoridad es alto?

  • Cuando otros sitios web y creadores de contenido en tu nicho citan tu contenido.
  • Cuando las personas mencionan tu nombre o marca en temas relevantes para tu industria en Facebook, Twitter u otras redes sociales.
  • Cuando el volumen de búsqueda de tu corporación es alto. Una búsqueda de marca es cualquier consulta que contiene el nombre de tu empresa. Este es un indicador de autoridad porque las personas están buscando algo específicamente, y no lo harían al menos que haya un nivel considerable de reputación online.
  • Cuando tu contenido obtiene enlaces de sitios web con alto EEAT.

Trust (Confianza)

Es, sin duda, el parámetro al que Google da más valor en estas siglas de EEAT en SEO. Esta “T” considera hasta qué punto la página es precisa, honesta, segura y confiable.

“El tipo y la cantidad de confianza necesaria depende de la página, por ejemplo:

  • Las tiendas online necesitan sistemas de pago en línea seguros y un servicio al cliente confiable.
  • Las reseñas de productos deben ser honestas y escritas para ayudar a otros a tomar decisiones de compra informadas (en lugar de exclusivamente para vender el producto).
  • Las páginas informativas sobre temas YMYL deben ser precisas para evitar daños a las personas y la sociedad.
  • Es posible que las publicaciones en las redes sociales sobre temas que no pertenecen a YMYL no necesiten un alto nivel de confianza, como cuando el propósito de la publicación es para entretener a su audiencia y el contenido de la publicación no corre el riesgo de causar daño”.

Google resalta que las páginas no confiables tienen bajo E-E-A-T sin importar su puntuación en el resto de parámetros.
“Por ejemplo, una estafa financiera no es confiable, incluso si el creador de contenidos es un estafador experto y con mucha experiencia que se considera el recurso para realizar estafas”, explica Google en un ejemplo extremo.

En este sentido, Google recomienda que se revise:

  • Lo que el sitio web o los creadores de contenido dicen sobre sí mismos en la página “Acerca de (o sobre nosotros)” en el sitio web o página de perfil del creador de contenido. ¿Es el sitio web o el creador de contenido una fuente confiable en base a esta información?
  • Lo que otros dicen sobre el sitio web o los creadores de contenido: reseñas independientes, referencias, noticias
    artículos y otras fuentes de información creíble sobre el sitio web o los creadores de contenido.
  • Lo que se ve en la página, incluido el contenido principal y secciones como reseñas y comentarios

Google recalca que el sitio web o el creador del contenido puede no ser una fuente confiable si existe un claro conflicto de intereses. Así, las reseñas de productos por parte de personas que poseen el producto y comparten sus experiencias pueden ser muy valiosas y confiable. Sin embargo, las reseñas del fabricante del producto o las “reseñas” de un influencer que
cobra por promocionar el producto “no son tan confiables debido al conflicto de intereses”.

 

Escribir comentario