Copiar enlace

En el vasto y complejo mundo del marketing, existe una serie de conceptos básicos que todo emprendedor o líder empresarial debe conocer a profundidad antes de poner en marcha cualquier estrategia, independientemente del objetivo que quiera lograr con ella: llegar a más consumidores, mantenerse competitivo en un mercado cada vez más exigente o simplemente sobrevivir otro año de pie. En este post vamos a repasar uno de los más fundamentales: la plaza.

Definición de la plaza, en el contexto del marketing

En el contexto del marketing, la plaza podría ser definida como el medio (físico o virtual) donde los consumidores pueden encontrar y adquirir los productos o servicios que las marcas ofrecen. Podría tratarse, entonces, de una tienda física, una página web, una aplicación móvil o una red social.

De acuerdo a los expertos, resulta crucial en una estrategia de marketing exitosa; puesto que tiene el poder de interferir directamente sobre tres elementos: las ventas, la visibilidad y la satisfacción del cliente.

Variables de distribución que deben tomarse en consideración

El concepto de la plaza está relacionado con el de las variables de distribución (movimiento físico y canales de distribución), debido a que abordan cómo los productos o servicios se trasladan desde el fabricante hasta el consumidor final.

En el caso específico del movimiento físico (también conocido como logístico), se toman en cuenta las rutas específicas y los métodos que serán utilizados para mover físicamente un producto; desde el punto de producción al punto de consumo. Además de la eficiencia, rapidez y seguridad de la entrega.

Entre tanto, en torno a los canales de distribución, se estudia los medios por los cuales los artículos o servicios son transferidos. Estos pueden ser directos o indirectos; donde participar intermediarios como agentes o brokers, mayoristas, distribuidores, minoristas y franquicias.

Cómo desarrollar una estrategia en torno a este concepto

Existen una serie de pasos que no deben saltarse a la hora de poner en marcha una estrategia en torno a la plaza. Estos son los más importantes:

  • 1. Se debe diferenciar entre mercado real y el potencial.
  • 2. Hay que analizar el comportamiento del consumidor, particularmente si prefiere comprar en tienda física, opta por las redes sociales, etc.
  • 3. Evaluar el producto o servicio. Lo que incluye: su vida útil, tamaño y necesidades especiales de almacenamiento.
  • 4. Seleccionar los intermediarios
  • 5. Considerar los factores ambientales, ya que pueden impactar negativamente la distribución.
  • 6. Evalúa las posibles asociaciones, debido a que esto puede generar una ventaja competitiva.

Un ejemplo de la mano de Amazon

La distribución de esta compañía de comercio electrónico es considerada como “excelente”, lo que le ha permitido posicionarse como una de las líderes en su sector. Los líderes detrás de ella han construido almacenes en lugares claves dentro de los países donde tienen operación para que los productos llegue en tiempos récord.

Aunado a lo anterior, su página web es intuitiva y fácil de usar, lo que hace que cada vez más personas quieran sumarse a la experiencia de comprar dentro de ella.

Imagen: Freepik

Escribir comentario

¡Mantente al día!