Copiar enlace

Cada empresa cuenta con personas y estructuras de trabajo definidas para realizar las tareas diarias. Ese esquema se puede traducir en un organigrama, que muestra de forma visual y resumida las distintas áreas de trabajo, los representantes de cada área y las jerarquías de las mismas. Existen distintos tipos de organigramas, cada uno con su lógica de funcionamiento, que depende de la visión y necesidad de cada compañía.

En este artículo explicamos en qué consiste un organigrama, qué tipos hay y cuáles son los pors y los contras de cada uno de ellos.

Qué es un organigrama

Un organigrama es una representación gráfica de la estructura organizativa de una empresa, que muestra las relaciones jerárquicas y funcionales entre los diferentes departamentos, posiciones y empleados. Este diagrama proporciona una visión clara de la cadena de mando, las responsabilidades y las conexiones dentro de la organización, facilitando la comprensión de la estructura organizativa.

Cada elemento en un organigrama empresarial, ya sea un departamento, una posición o un empleado, está representado de manera gráfica con el objetivo de brindar claridad sobre la estructura organizativa. Esto incluye la identificación de roles clave, como directores ejecutivos, gerentes de departamento y personal de nivel operativo, así como la delimitación de responsabilidades específicas asociadas con cada función.

Además de ser una herramienta, también puede ayudar en la toma de decisiones estratégicas y en la optimización de la gestión de recursos humanos. Al proporcionar una representación visual de la organización, los altos mandos pueden identificar áreas de mejora, evaluar la eficacia de la estructura organizativa actual y planificar cambios o ajustes según sea necesario para adaptarse a las demandas del mercado y alcanzar los objetivos empresariales.

Por otro lado, es un “mapa” que ayuda a las personas ajenas a la empresa a entender los cuadros de mando y saber a quién deben dirigirse en cada caso. Es un modelo que funciona para cualquier tipo de organización, ya se empresa privada, organismo público, ONG, etc.

Tipos de organigramas y sus ventajas/desventajas

Como explicamos al inicio, existen distintos tipos de organigrama, los cuales tienen sus pros y sus contras. A continuación explicamos y analizamos cada tipología:

1. Jerárquico o vertical

Un organigrama jerárquico o vertical es un tipo de representación gráfica de la estructura organizativa de una empresa que muestra claramente la cadena de mando y las relaciones de autoridad en una estructura vertical. En este tipo de organigrama, los niveles jerárquicos están dispuestos de arriba hacia abajo, empezando por la alta dirección y descendiendo hasta los niveles inferiores de la organización. Cada nivel tiene un conjunto definido de responsabilidades y autoridad sobre los niveles inferiores, reflejando la estructura de mando tradicional.

Ejemplo de organigrama jerárquico. Fuente: Ser emprendedor

Ventajas

  • Proporciona una comprensión clara de quién reporta a quién dentro de la organización, lo que facilita la toma de decisiones y la gestión de la empresa.
  • Al mostrar claramente la cadena de mando, el organigrama jerárquico ayuda a definir los roles y responsabilidades de cada nivel dentro de la empresa, lo que puede mejorar la eficiencia y la productividad.
  • Puede facilitar la comunicación dentro de la organización, ya que los empleados saben a quién deben dirigirse para obtener dirección o resolver problemas.

Desventajas

  • La falta de flexibilidad en la estructura jerárquica puede limitar la capacidad de adaptación de la empresa a cambios en el entorno empresarial, ya que las decisiones a menudo deben pasar por múltiples niveles de autoridad.
  • Las líneas de comunicación suelen seguir una ruta vertical en el organigrama jerárquico, lo que puede obstaculizar la comunicación lateral entre departamentos y equipos, dificultando la colaboración y el intercambio de ideas.
  • La estructura jerárquica puede inhibir la creatividad y la innovación, ya que las decisiones y las ideas suelen fluir de arriba hacia abajo, lo que puede frenar la participación y la contribución de los empleados en todos los niveles de la organización.

2. Funcional

Organiza a los empleados en relación a las funciones o áreas de especialización que desempeñan, como marketing, finanzas, recursos humanos, entre otros. En este tipo de organigrama, los departamentos o unidades se agrupan según las funciones que realizan en lugar de seguir una jerarquía estrictamente vertical como en el caso del organigrama jerárquico.

Ejemplo de organigrama funcional que muestra cómo se organiza un departamento de la empresa. Fuente: Economía Tic.

Ventajas

  • Al agrupar a los empleados según sus áreas de especialización, el organigrama funcional permite una asignación más eficiente de tareas y responsabilidades, lo que puede aumentar la eficiencia y la productividad.
  • Al concentrar a los empleados con habilidades y conocimientos similares en el mismo departamento, el organigrama funcional puede facilitar la coordinación y la comunicación dentro de cada función, lo que ayuda a mejorar la eficacia operativa.
  • Este tipo de organigrama puede ser más flexible que el jerárquico, ya que los equipos pueden adaptarse más fácilmente a cambios en las necesidades del negocio o en el entorno empresarial sin necesidad de reestructuraciones drásticas.

Desventajas

  • Los empleados pueden sentirse leales a su función en lugar de a la empresa en su conjunto, lo que puede generar conflictos de autoridad y rivalidades entre departamentos.
  • La concentración de empleados con habilidades similares en cada función puede limitar la comunicación y la colaboración entre diferentes áreas de la empresa, lo que puede obstaculizar la innovación y la resolución de problemas interdisciplinarios.
  • Al enfocarse en funciones específicas, el organigrama funcional puede dificultar la comprensión de la empresa en su conjunto, lo que puede llevar a decisiones subóptimas que no consideran el impacto en otras áreas de la organización.

3. Horizontal

Es una representación gráfica de la estructura organizativa de una empresa que elimina la mayoría de los niveles de autoridad vertical y fomenta la colaboración y la toma de decisiones compartidas. En este tipo de organigrama, los equipos o departamentos tienen un nivel similar de autoridad y están interconectados horizontalmente en lugar de seguir una jerarquía tradicional de arriba hacia abajo.

Ejemplo de organigrama horizontal. Fuente: Web y Empresas.

Ventajas

  • Al eliminar las barreras jerárquicas, el organigrama horizontal promueve la colaboración y la comunicación entre equipos y departamentos, lo que puede mejorar la creatividad, la innovación y la resolución de problemas.
  • Este tipo de organigrama es altamente flexible y adaptable a los cambios, ya que los equipos pueden reorganizarse fácilmente para abordar nuevas oportunidades o desafíos sin necesidad de pasar por múltiples niveles de autoridad.
  • Al compartir la autoridad y la toma de decisiones entre los equipos, el organigrama horizontal puede empoderar a los empleados al darles más autonomía y responsabilidad sobre su trabajo.

Desventajas

  • La falta de una estructura de autoridad clara puede generar confusión sobre las responsabilidades individuales y dificultar la rendición de cuentas, lo que puede llevar a la duplicación de esfuerzos o a la falta de coordinación en algunas áreas.
  • La gestión de un organigrama horizontal puede ser más compleja que en otros tipos de estructuras organizativas, ya que requiere un enfoque más colaborativo y democrático para la toma de decisiones, lo que puede llevar más tiempo y esfuerzo.
  • En empresas muy grandes, con estructuras complejas, el organigrama horizontal puede no ser tan eficiente como otros tipos de organigramas, ya que la falta de una jerarquía clara puede dificultar la coordinación y el control de las operaciones.

4. Matricial

Es una representación gráfica de la estructura organizativa de una empresa que combina aspectos de la estructura jerárquica y funcional al mostrar tanto las relaciones jerárquicas como las funcionales. En este tipo de organigrama, los empleados se agrupan según la función que desempeñan, pero también están subordinados a un gerente de proyecto o equipo, lo que crea una matriz en la que cada empleado puede tener múltiples líneas de reporte.

Ejemplo de organigrama matricial. Fuente: Pinterest.

Ventajas

  • El organigrama matricial permite una mayor flexibilidad en la asignación de recursos, ya que los empleados pueden ser asignados a proyectos o equipos según las necesidades del momento, independientemente de su función o departamento principal.
  •  Al integrar tanto la estructura jerárquica como la funcional, el organigrama matricial facilita la coordinación y la comunicación entre diferentes departamentos y funciones, lo que puede mejorar la eficiencia y la colaboración en toda la organización.
  • Al trabajar en proyectos o equipos multidisciplinarios, los empleados tienen la oportunidad de desarrollar habilidades interdisciplinarias y adquirir una comprensión más amplia de la organización en su conjunto.

Desventajas

  • La estructura matricial puede generar conflictos de autoridad y responsabilidad, ya que los empleados pueden recibir instrucciones de múltiples gerentes o líderes, lo que puede generar confusión sobre quién tiene la autoridad final sobre determinadas decisiones.
  • La gestión de un organigrama matricial puede ser más compleja que en otros tipos de estructuras organizativas, ya que requiere una coordinación cuidadosa entre diferentes equipos y departamentos, así como una comunicación clara y eficaz para evitar conflictos.
  • La implementación de un organigrama matricial puede encontrarse con resistencia por parte de los empleados acostumbrados a estructuras más tradicionales, lo que puede dificultar su adopción y éxito en la organización.

5. Por Divisiones

Esta es una representación gráfica de la estructura organizativa de una empresa que organiza a la empresa en unidades independientes, cada una de las cuales opera como una entidad separada con su propia estructura jerárquica y funcional. En este tipo de organigrama, cada división puede tener sus propios departamentos, gerentes y empleados, y es responsable de una parte específica de las operaciones de la empresa.

Ejemplo de organigrama por división de productos. Fuente: ThePowerMBA

Ventajas

  • Al operar como unidades independientes, las divisiones tienen mayor autonomía y agilidad para tomar decisiones que afectan a su área específica de negocio, lo que puede mejorar la capacidad de adaptación de la empresa a los cambios en el entorno empresarial.
  • Las divisiones pueden especializarse y focalizarse en sus competencias centrales, lo que puede mejorar la eficiencia y la calidad en la prestación de productos o servicios.
  • Al tener una estructura jerárquica y funcional claramente definida dentro de cada división, el organigrama por divisiones facilita la rendición de cuentas y la toma de decisiones dentro de cada área de negocio.

Desventajas

  • La separación de la empresa en divisiones independientes puede dar lugar a la duplicación de funciones y recursos en áreas como administración, recursos humanos o tecnología de la información, lo que puede aumentar los costos operativos.
  • La falta de comunicación y coordinación entre las divisiones puede dificultar la colaboración y la sinergia entre áreas de negocio relacionadas, lo que puede obstaculizar la innovación y el crecimiento de la empresa.
  • Al operar como unidades independientes, las divisiones pueden desarrollar culturas empresariales distintas, lo que puede dificultar la creación de una cultura organizativa cohesiva en toda la empresa.

Foto: Freepik.

 

Escribir comentario

¡Mantente al día!